dentista getafe dentista getafe Inicio Quienes Somos Servicios Prevención Bucodental Contacto
Utilización de los cepillos dentales Hay que cepillar los dientes después de cada comida, siendo lo recomendable entre 3 o 4 veces al día, el cepillado de después de la cena debe realizarse durante más de tres minutos. Al aplicar la pasta dental sobre el cepillo de dientes, no hay que sobrepasar 1/3 de la longitud de los filamentos para que la boca no se llene de espuma. Siendo recomendable cepillarse ante un espejo, con buena iluminación, para comprobar que se está realizando correctamente. 1.- Colocar el cabezal del cepillo a lo largo de los tientes con el extremo de los filamentos en el surco , con un ángulo de 45º con la superficie del diente, dirigidos hacia la encía. 2.- Realizar pequeños movimientos verticales de barrido, circulares o vibratorios permitiendo la eliminación de la placa. 3.- Cepillar de forma suave pero insistente las superficies vestibulares, en el maxilar superior desde la encía hacía el borde incisal o superficie oclusal. 4.- Cepillar las superficies internas de los incisivos superiores e inferiores colocando el cepillo en posición vertical y realizando movimientos suaves de arriba abajo. 5.- Cepillar horizontalmente las caras oclusares de la dos arcadas. 6.- Establecer un orden de cepillado para no olvidar ninguna pieza dental. Utilización de la seda dental Otra parte importante de la higiene dental es la limpieza de los espacios interdentarios, donde se acumula placa que no puede eliminarse mediante el cepillado, por lo que hay que emplear el hilo dental. 1.- Cortar unos 40 - 45 cm de seda dental y enrollar la mayor parte en el dedo corazón. 2.- Enrollar la seda restante en el dedo corazón de la otra mano. 3.- Tensar la seda. Para la arcada superior, se utilizan los pulgares y para la inferior los índices. 4.- Introducir la seda entre los dientes con un movimiento de vaivén suave, lento y de fuerza controlada, pues el choque del hilo sobre la encía puede ser perjudicial para ésta. Cuando la seda llegue al borde de las encías, curvarla en forma de C contra la superficie del diente y deslizarla suavemente en el espacio entre la encía y el diente. 5.- Frotar la seda contra el diente para eliminar los restos de alimentos y placa. 6.- Repetir esta operación con el resto de los dientes usando un trozo limpio de la seda, desenrollando la parte limpia de un dedo y enrollando el hilo sucio en el otro dedo.
Mapa Web